Siglo XVII – Cangas

Piratas Berberiscos

En el año 1617, tuvieron lugar los hechos más dramáticos que vivió Cangas a lo largo de su historia. Un 4 de diciembre, once buques corsarios turco-berberiscos fondeaban en las Islas Cíes con el propósito de causar el mayor destrozo posible en las posesiones de la Corona Española.

Los piratas trataron de apoderarse de Vigo antes de dirigir sus proas contra Cangas, que entonces era una humilde villa de pescadores, totalmente desprotegida, que no disponía de recinto fortificado, ni tampoco de artillería. A primeras horas de la mañana, alrededor de 1.000 hombres desembarcaron en la playa de Rodeira y en Punta Balea, ante las aterrorizadas gentes del lugar. A las mermadas tropas se unieron numerosos vecinos mal armados, protagonizando una lucha desesperada, en abrumadora inferioridad numérica.

A las pocas horas, los que consiguieron huir a los montes cercanos pudieron contemplar un espectáculo espantoso: la villa ardía por los cuatro costados y docenas de cadáveres sembraban las calles. Los turcos se dedicaron a saquear los aledaños durante tres días y con ellos se llevaron un gran botín, pero también a decenas de personas cara el cautiverio de Argelia.

El pueblo de Cangas tardó mucho tiempo en recuperarse de aquel desastre.


María Soliña, la inquisición en Cangas

Entre los años 1619 y 1628 numerosas mujeres de Cangas fueron juzgadas por la Inquisición por supuesta “brujería”. Hoy en día sabemos que aquellas desgraciadas fueron en realidad víctimas de una invención de los inquisidores. La caza de “brujas” estuvo directamente provocada por el empobrecimiento general que siguió a la invasión turca del año 1617. De entre todas estas mujeres destaca María Soliño, protagonista de varias cantigas.

Batalla de Rande

En el año 1702, las costas de Cangas fueron escenario de uno de los más cruentos combates navales que recuerda la Historia de Europa. Por aquel entonces estaba en juego la sucesión a la Corona Española y la posibilidad de que Felipe de Anjou, nieto del Rey Sol, accediera al trono español, provocó la enérgica reacción de las demás potencias, temerosas de ver unidos ambos poderes.

El 11 de junio de 1702 zarpaban de La Habana, rumbo a Cádiz, 19 galeones españoles, escoltados por 22 buques franceses, que transportaban los mayores tesoros que jamás habían cruzado el Atlántico.

Aunque un poco alejada del lugar de la batalla, Cangas fue testigo de la importante Batalla de Rande, donde una escuadra compuesta por barcos ingleses y holandeses se enfrentó a la escuadra franco española que custodiaba el cargamento más valioso que se trajo de las tierras de América.

SIGLO XVIII – XX

Ya en pleno siglo XVIII, la industria de salazón mejora la economía de la zona. En el año 1750 se instalan varias factorías en Aldán e Hío, que en el siglo XX pasarían a ser fábricas de conservas, que constituyen la principal actividad industrial. De hecho, en Cangas se encontraba una de las tres factorías existentes en Galicia para el tratamiento de la ballena.

La principal industria conservera, Massó, que llegó a tener más de 1.000 puestos de trabajo, entraría en crisis la década de los ochenta, a la vez que se agudizaba la crisis pesquera, lo que genera un nuevo periodo de retroceso económico que encuentra salida en el turismo y la participación activa en la comarca de Vigo.

[]FACTORÍA CONSERVERA MASSÓ

La Factoría Conservera Massó fue una importante empresa que propició un avance económico en la historia de Cangas. Se trata de un complejo conservero, inaugurado en 1942, que contaba con la última tecnología e instalaciones para los obreros como guardería, zonas de comedor y duchas.

La Factoría Massó representa un claro ejemplo de la importancia que la pesca, la salazón y la conservera tuvieron en el desarrollo de la industria de Galicia. Massó creó varias fábricas repartidas entre los municipios de Bueu y Cangas do Mozarro.