Siglo XIX

En esta época Vigo sigue creciendo y ganan protagonismo la actividad artesanal y el comercio, aunque la actividad más importante es la pesca de sardina. En este período tuvo lugar uno de los episodios más sangrientos de la historia de la ciudad, cuando, en el año 1589, Francis Drake arrasó Vigo y atacó diversos puntos de la costa gallega.

En el año 1617, Vigo es atacado por los piratas turcos y, en 1656, debido a los frecuentes ataques marítimos, se construyen las murallas y el Castillo de San Sebastián.