Edad Media

Esta época se caracteriza por las frecuentes incursiones de los vikingos procedentes del norte de Europa. A partir del siglo XII, la ciudad comienza a recuperar población pero sigue sometida al poder de la Iglesia y de los señores feudales