Flora Terrestre Endémica

La flora de las islas presenta un aspecto muy arbolado, predominando entre otras especies, el pino y el eucalipto, pero cuenta también con especies endémicas que sólo se encuentran en este medio como la Herba de Namorar o la Camariña.

Alrededor de la década de los 50, por orden de Franco, la isla fue sometida a una repoblación de eucaliptos y acacias australes. En una de sus visitas a las islas, el Caudillo consideró que hacía falta habilitar zonas de sombra para resguardarse del sofocante calor que hace durante los días de verano. Actualmente, en las Islas Cíes hay alrededor de catorce especies de eucaliptos.

Entre los arbustos predomina el tojo, la jara, el torvisco y la silveira. En los terrenos más protegidos, el tojo adquiere un gran tamaño sirviendo de barrera para las colonias de aves marinas.

Pero como se adelantaba, de todas las plantas de las islas, las más importantes y de mayor valor ecológico son las que aparecen en dunas y acantilados, ya que son las plantas que sólo se dan en este medio, escasas y endémicas. De entre todas ellas, destacan la Armería o Herba de Namorar, empleada antiguamente para realizar brebajes mágicos relacionados con el amor y la fertilidad, y la Camariña, un arbusto que da unos pequeños frutos comestibles.