Fauna Terrestre Singular

Las Islas Cíes poseen una fauna terrestre muy particular. En este archipiélago tiene su hábitat el cormorán moñudo, sin duda, una de las especies más singulares de las que se pueden encontrar en el entorno y uno de los ejemplos más espectaculares de adaptación al medio marino que existe en la naturaleza.  Este ave convive en el archipiélago con la colonia más grande del mundo de gaviotas patiamarillas y con otras especies como las gaviotas oscuras, los araos ibéricos o los paíños comunes.

El cormorán moñudo constituye uno de los ejemplos más espectaculares de adaptación al medio marino que existe en la naturaleza, ya que, a pesar de utilizar el medio aéreo para desplazarse, toda su estructura está diseñada para desenvolverse con increíble soltura bajo las aguas marinas y capturar los peces que constituyen su alimento. Su principal enemigo son las redes de pesca, donde aparecen ahogados al no poder volver a la superficie. Esta especie fue catalogada recientemente como en peligro en el Libro Rojo de las Aves de España.

Además de las aves que se reproducen en el parque, a lo largo del año es frecuente la presencia de otras aves marinas y acuáticas que hacen uso del parque durante sus períodos migratorios e invernantes como el halcón peregrino o el azor.

Debido a esta gran riqueza natural, la isla cuenta con varios observatorios ornitológicos. Los más visitados son los del Alto da Campá, en la Isla do Faro, y el Faro do Peito, en la Isla de Monteagudo.

Entre los anfibios podemos encontrarnos con salamandras, tritón ibérico y sapillo pintojo ibérico.

Entre los reptiles destacan el lagarto ocelado, la lagartija ibérica, el eslizón tridáctilo y las culebras de escalera, entre otros.