Noticias

Si has visto fotos de esta maravillosa playa con bandera azul, puede que ya te hagas una idea de alguna de las razones por las que se considera como la mejor del mundo.

Reconocimiento internacional

El periódico británico The Guardian catalogó la Playa de Rodas,en las Islas Cíes, como la mejor del mundo, ¡que se dice pronto! Argumentaron que es la típica playa caribeña de agua turquesa y arena blanca, con el agua a temperatura normal del océano atlántico del noroeste de España. Además, está situada en un espacio protegido e inhabitado de fácil acceso mediante barco.  

praiderodas

(Fuente: 2.bp.blogspot.com)

 

Paraíso terrenal en las Islas Cíes

Esta playa es la más grande del archipiélago, y la primera que se ve desde el barco. Se sitúa nada menos que al lado del embarcadero. Tiene forma de medialuna, un kilómetro de longitud y es abrigada por bosques de pino y eucalipto hasta sus arenales. Une dos de las islas que forman el archipiélago: Monteagudo y Faro.

En el medio de la playa de Rodas se encuentra el Lago dos Nenos, esta albufera artificial alberga en la actualidad una importante diversidad de especies, acordonado debido al entierro de huevos por parte de las tortugas y protección de su ecosistema.

Hay varias calas que son extensiones naturales de Rodas: cala de Viños o Bolos, cala de Area Grande de Muxeiro y cala de Areíña.

La playa de Rodas dispone en sus inmediaciones de duchas, restaurantes, super, cámping, aula de naturaleza y un punto de información.

Disfruta de la naturaleza

El número de visitantes diarios está limitado, ya que al ser un Parque Natural protegido, el número de personas en la Isla está controlado para no poner en peligro sus ecosistemas.

Por la tanto, incluso en temporada alta tendrás la oportunidad de disfrutar de la playa de Rodas sin grandes aglomeraciones.

La fauna y flora del lugar, es singular. En la isla son famosos sus cormoranes moñudos y la mayor población en Europa de gaviotas patiamarillas. Es típico encontrarse a algún cormorán secando sus negras alas extendidas al sol posicionado en una roca sobre el mar, y a las gaviotas merodeando por el arenal y el agua.

Sumérgete en sus aguas cristalinas y podrás nadar junto a peces de formas y colores variados.

Comienza la aventura, ¡el paraíso te espera!